Un oasis en la Estepa Manchega: Las Tablas de Daimiel

Os invito a acompañarme a un humedal muy especial en el que veremos aves muy bellas y una vegetación muy peculiar. Para disfrutar de este viaje no debéis olvidaros de los prismáticos, además es recomendable que os llevéis la comida para comer en el merendero entre ruta y ruta.

¿Qué son las Tablas de Daimiel? Las Tablas de Daimiel son un ecosistema llamado “tablas fluviales”, humedales formados por el desbordamiento de los ríos en zonas muy llanas e impermeables. Este humedal es uno de los ecosistemas acuáticos más importantes de España debido a su flora y fauna y además es zona de paso de aves migratorias.

Las tablas de Daimiel se forman por las aguas del río Guadiana y las aguas del río Gigüela que aportan salinidad al humedal, haciendo que nos encontremos especies vegetales propias de zonas de agua salada como los tarayes. Sí, he dicho que hay un río con agua salobre pero ¿Por qué tiene sal este río? En algunas zonas de Castilla la Mancha encontramos zonas de suelos con sedimentos de la Era Mesozoica, cuando la península ibérica estaba bajo las aguas del mar, por eso estos suelos son salinos. El río al atravesar estos suelos los lava y se va llevando la sal con él, al beber el agua de ese río no lo notaremos debido a que la cantidad de sal es pequeña pero en el remanso del humedal, con la evaporación, la sal se concentra.

Para llegar a este paraje podemos hacerlo dese Villarubia de los Ojos o desde Daimiel, ambos tienen caminos que nos llevarán al parque.

Mapa de situación del Parque Nacional de Las Tablas de Daimiel

Por el camino pasaremos por el molino de Molemocho, un molino de harina propulsado por el río que ha sido restaurado. Merece la pena visitarlo y además tiene al lado una colonia nidificadora de cigüeñas.

Colonia nidificadora de Cigüeñas

Al llegar al parque encontraremos un amplio aparcamiento de tierra donde dejaremos el
coche y la comida, visitaremos el Centro de Visitantes donde nos indicarán el estado de las rutas (en nuestro caso nos avisaron de que la ruta de la Torre de Prado Ancho se encontraba seca) y encontraremos información sobre la flora y fauna que encontraremos en el parque.

Se pueden hacer tres rutas de baja dificultad:

  • Ruta de la Isla de Pan: ruta circular por los humedales en la que encontraremos miradores y zonas de observatorios de aves. Es la que recomiendo hacer en primer lugar. Es un trayecto de 2,5 km.
  • Ruta de la Laguna Permanente: esta ruta nos lleva hacia la entrada del Guadiana en el humedal, en el trayecto encontraremos dos casetas de observación para ver la fauna de la zona. El trayecto es de 1,5 km.
  • Ruta de la Torre de Prado Ancho: esta ruta nos lleva al norte del parque, en el camino encontraremos cuatro casetas de observación donde veremos un gran número de aves, al final del camino nos encontraremos una torre de dos plantas desde la que tendremos una bella vista panorámica. Este trayecto es más largo al ser 4 km.
Las rutas de Las tablas de Daimiel

Vamos a hacer la Ruta de la Isla del Pan, la más característica de las tablas, seguidme.

Gran parte del recorrido transcurre entre pasarelas de madera que nos llevan de isla en isla

Al poco de empezar la ruta nos encontraremos un sendero que conduce a la laguna de aclimatación, donde podremos ver las aves más representativas de la zona.

Pato Colorao
Malvasía cabeciblanca
Dos Gansos

Continuaremos caminando entre pasarelas y miradores pero sin dejar de mirar la flora que nos rodea.

Entre las especies silvestres podemos encontrar algunas como la cicuta
No dejéis de mirar al suelo para no perderos este bello espectáculo
Especies vegetales típicas de paisajes salinos
En los arbustos podemos ver bellas aves

Seguiremos caminando hasta llegar al bosque de tarayes, el taray es un árbol de hoja caduca adaptado a vivir en zonas salinas. Con el paso de los años los troncos de estos árboles adoptan formas caprichosas que llamarán nuestra atención. Para ver los tarays en todo su esplendor es mejor visitar el parque en mayo, nosotros lo visitamos en marzo y aún no tenían hojas.

Taray con el tronco dividido

Seguiremos caminando hasta encontrar una nueva caseta de observación donde podremos ver aves limícolas.

Caseta de observación
Aves limícolas, es muy curioso verlas escarbar en el limo

Seguiremos caminando entre pasarelas hasta llegar de nuevo al centro de visitantes, por el camino si tenemos suerte podemos ver flamencos comiendo con gran elegancia. Veréis que los flamencos de las fotografías son blancos, eso se debe a su alimentación: el flamenco toma el color rosado debido a los carotenoides de los camarones y crustaceos que comen, el alimento que encuentran aquí no tiene esos carotenoides y por eso estos flamencos no tienen el color rosado tan característico de su especie.

Flamencos comiendo
Flamencos comiendo

Una vez llegados al centro de visitantes podremos coger la comida del coche y comer en el merendero del parque, donde encontraremos bancos y mesas bajo techo y una zona de contenedores donde dejar los desperdicios. Después de comer podemos animarnos a hacer otra ruta y disfrutar de este bello lugar.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s